sábado, 26 de julio de 2008

Un día de éstos...

Un día de éstos te voy a enseñar el mar desde mi azotea.
Entre sábanas blancas
que bailan con el viento, asomándose entre
rendijas de sol y risas, se ve el mar, azul
y brillante, una línea de plata en el horizonte de mi alma,
un rastro de sueño sobre mi almohada.

Un día de éstos volaremos sobre tejados de ladrillo rojo,
espiando luces,
y me asomaré a balcones donde habiten memorias,
nostalgias y bombillas de ámbar.

Un día de éstos te llevaré sobre los pedales de mi rucia,
y bajaremos cuestas de adoquines y versos,
para llegar a espacios
sin telones de tristeza

Un día de éstos se me desbordará el corazón,
y Madrid arderá con deseos de madrugada.

Un día de éstos voy a amarte;
sorprenderé con besos salados tu espalda dormida
y me llenaré de tiempo y de deseo, de ahora o nunca.

... un día de éstos iré al mar...
y quizás encuentre algún poema de Alfonsina dormido en una caracola,
y cantaré bajito, invocando suspiros y melancolías;
trazaré castillos con los dedos de mis pies
y escribiré tu nombre en mi piel
y todos los nombres imposibles en la arena.

...un día de éstos… amando…

lunes, 14 de julio de 2008

Anhelo

Tengo una calle por donde transcurre el alma
y la vida en los días de sol.
Mi calle tiene las aceras anchas para recorrerlas a pie,
o en bicicleta,
al ritmo que marque el viento, o los sueños.
Mi calle tiene besos tiernos, y abrazos cálidos,
y risas con sabor a cerveza.
En mi calle no anochece hasta que cae el telón,
y una luz se apaga, y un texto reposa al pie de una lámpara.
Mi calle tiene nombre de ternura, y de nostalgia,
y la recorro siguiendo la dirección de tus ojos.
Mi calle tiene un balcón con una banqueta,
donde me siento y saco mis manos por la barandilla,
casi casi llego al árbol,
y un geranio sobrevive sólo por cabezonería,
y la tarde se oscurece con nubarrones y cierro los ojos,
y le sonrío al viento y a las sábanas blancas que se enredan
en las azoteas vecinas.

Tengo una calle llena de anhelos.
Tengo una calle llena de besos.
Tengo una calle con un solo escenario.

A mi calle sólo le falta el nombre.