lunes, 17 de mayo de 2010

Simple belleza

...
La belleza adopta formas simples para mostrarse;
y la belleza perfecta se reviste de una perfecta simplicidad.
Es tan sencilla la vida, tan simples sus manifestaciones, tan claros y precisos los días y sus recovecos... pisamos fuerte, pretendiendo dejar una huella, la marca imborrable de que estuvimos allí. Pero sólo el agua o el viento pueden borrar el rastro de mis pies desnudos sobre la arena, y tendrá que venir fuerte la marea para conseguir borrar del todo el contorno de mi huella, el suave perfil de la piel, la pisada simple, sin artificios, sobre arena suave y cálida...

La belleza no precisa de extravagancias para manifestarse, simplemente es,
le cede el paso a la mirada limpia que la observa, que la descubre, que la respira.
Abro mis sentidos a la luz, a la suave música que envuelve el ambiente, a las palabras serenas. Me impregno de sencillez. Escucho verdades simples y milenarias, y me invade el deseo de la armonía, de abrir el cauce y los diques y que las aguas corran libres, pausadas, y mojen mis pies y mi alma.

Y como siempre, el deseo del equilibrio me invade atropelladamente, desordenadamente, me aturde y me paraliza ... pero vienen días de sosiego, días para salir al sol y respirar, días para descalzar los pies y permanecer inmóvil, con los ojos cerrados, sintiendo... solo sintiendo

"...quiero hacer de mi vida algo simple y recto
como una flauta de caña que tú puedas llenar de música.."
Rabindranath Tagore