jueves, 28 de julio de 2011

...
Cuando se pone el sol empieza la vida a desfilar.
Cuando la luz se muestra tenue, brillan los cuarzos y las miradas,
al tiempo que el corazón late, más aprisa, cada vez, más deprisa.
Cuando empiezan a cantar los grillos y el viento se asoma entrecajas,
tímido primero,
descarado después,
los sueños se posan sobre tablas de madera y hay un suspiro suspendido en el pecho.
Una vez más tejemos mentiras con verdades
sueños con realidades
prisa con pausa
y cuando siento que se paran los anhelos,
como se para la vida cuando el aire huele a café
de mediatarde,
vuelven los jazmines a abrirse en la oscuridad
y llenan la noche de perfumes y sueños...
sobre todo de sueños
tejidos con suspiros
y susurros
de quizás
o de nunca
susurros dulces
de
tal vez...
...