miércoles, 26 de septiembre de 2012

"otra vez Marcelo"

...
Lo leyó de tirón...
mientras lo leía, se le suspendía el aire en el pecho...
al terminar, sintió que se le había desgarrado algo...

y en realidad, le era todo tan ajeno...

quizás era eso lo que realmente la estremeció:
saberse lejos del terror
de la angustia
de la soledad
de la impotencia
de la injusticia
de la ignominia
del dolor
de la cárcel
de la muerte
de la desaparición
del amor ausente
del abrazo partido
de los labios agrietados
de la tierra seca
del grito
del abrazo solitario
del puño
del vientre estéril
de la represión ...

de la oscuridad...

Sentirse lejos y afortunada por estarlo.

Cuántas vidas se suceden a cada instante, cuántas lágrimas, cuánta sangre...

No supo definir la sensación que la embargó leyendo, ni la desazón...

se quedó flotando en la ausencia...

quiso escribir sobre eso... y no supo qué decir..
...

No hay comentarios: