miércoles, 12 de diciembre de 2012

...
Para  no llorar,
fabricó risas con cascabeles e inventó sorpresas
que sacudirían sus sueños.
Para no gritar,
se pegó canciones al oído y las bailó descalza en la orilla del mar.
Para no añorar
inventó historias y futuros,
y para no sentir dolor se hizo fuerte y poderosa.
Para no ver los espacios vacíos
fotografió sonrisas y miradas y llenó las paredes desiertas.
Para no esperar
se despegó del futuro y del  pasado,
y por no desesperar
tejió mentiras y excusas que parecían de verdad.
Para no temblar de frío y soledad,
cubrió su cuerpo de gasas y colores.
Para que no le aplastara  la rutina
llenó las horas, y el camino la distrajo...

y para no olvidar
navegó recordando lo que fue
escribió poemas y canciones
abrió las puertas y el alma
le preguntó a la luna y a la noche
y escuchó en el silencio las voces de los que no estaban
y de los que no llegaron...
Para no olvidar
siguió tejiendo redes
y alimentando  fuegos
siguió avivando brasas heladas
 y por no olvidar
se fue arrinconando..

Y entonces comprendió
Que todos los años pasados
Que todas las tardes frente al cristal
y las noches insomnes
y las horas calladas
y todas las miradas ausentes
Que todos los años
y todos los hombres
los que fueron y los que inventó
Que todos los tiempos
se repetían
se sucedían
y entonces comprendió
Que estaba sola
en medio de sí misma
en medio de las ruinas
en medio de la vida...

Y entonces comprendió...
Y la sonrisa se le volvió dulce
mientras sus manos tejían rápidamente
bufandas de arroz y trigo para la espera...

...y siguió viviendo...
...

1 comentario:

John. P dijo...

Precioso. Sencillamente precioso.