sábado, 13 de abril de 2013

Ahora..

...
Después de la oscuridad, llegó la luz.
Primero fue la luz.
Se desbordó en un estallido de claridad, inundando suavemente el alma.
Luego fue el silencio.
El dejar que la luz llenara huecos oscuros
limpiando
sumando soles
encendiendo llamas.
Llegó el viento.
Fuerte, huracanado, viento barriendo, el viento amado.
Y se dispuso para la vida.
Y para los días.
Y cuando la casa estuvo dispuesta
llegaron las manos, y las caricias, y las risas.
Vino la piel a reclamar lo que era suyo
el cuerpo se despojó de vestiduras y el alma de ataduras
y los sentidos la desbordaron
y volvió a bailar
a recorrer las estancias con los pies descalzos
a descubrir nuevos placeres
a liberarse de ayeres y mañanas.
Después de la luz y el silencio y el viento
está este momento
dentro, muy dentro...
Abro las ventanas
y bailo..
...

No hay comentarios: